Cualquier clínica odontológica debe permanecer en línea con los últimos avances tecnológicos relacionados con el ejercicio profesional de la odontología. Esto permite, no sólo permanecer en cabeza competitiva de las distintas especialidades, sino también ofrecer al paciente una mejor experiencia en su visita al centro, reducir los tiempos de intervención, mejorar los resultados y facilitar las tareas del profesional.

En ese sentido, la tecnología ha supuesto en los últimos años un aliado importantísimo para los dentistas. El instrumental odontológico ha dado un salto cualitativo importante hacia adelante, sobre todo, para asistir al profesional en el diagnóstico, la planificación del trabajo y para acometer tareas de manera más precisa, no invasiva y más cómoda para los usuarios. Veamos algunas de las tendencias actuales que están transformando el ejercicio profesional.

 

Inclusión del big data y la digitalización en el flujo de trabajo

La digitalización transversal del flujo de trabajo ha supuesto una transformación importante en la clínica odontológica. Desde el punto de vista del paciente, permite diseñar una experiencia personalizada para él desde la primera visita, con posibilidad de implementar un tratamiento único adaptado a sus necesidades en todas las especialidades odontológicas, tanto si es puntual, como si se requiere una intervención continuada a medio o largo plazo.

clínica odontológica

Desde el punto de vista del profesional, la digitalización garantiza un seguimiento estrecho de cada paciente en función de su patología. Facilita y agiliza desde tareas administrativas sencillas como la gestión de citas hasta el almacenamiento, la gestión y el análisis de historias clínicas completas, con independencia del número y la complejidad de pruebas diagnósticas e intervenciones. Gracias al big data, el dentista puede comprobar la respuesta del paciente a los distintos tratamientos, su historial de alergias y respuestas químicas adversas, o si se han realizado trabajos previamente así como su evolución.

En el campo del diagnóstico, la radiología digitalizada, el TAC dental, las cámaras intraorales o la planificación en 3D de cada intervención ofrecen al dentista una imagen precisa, completa y real de la situación general de la boca del paciente. A la hora de realizar intervenciones de ortodoncia, medir implantes o diseñar férulas de descarga, por ejemplo, los moldes y las cubetas están quedando desplazadas por los escáneres intraorales y las impresoras 3D para obtener un registro completo de la boca. Esto permite al odontólogo anticiparse a posibles complicaciones, optimizar los recursos y saber con exactitud qué se va a hacer y cómo, antes siquiera de dar el primer paso. Además, facilita la labor didáctica y otorga mayor seguridad y tranquilidad al usuario, que sabe de antemano qué va a suceder y por qué.

 

La novedad de la clínica odontológica: intervención asistida y tratamientos sin dolor

El trabajo asistido por ordenador a través de CAD-CAM ha mejorado ostensiblemente el diseño, la fabricación y la mejora de los productos en implantología, por precisión y versatilidad. Además, la asistencia informática da lugar a algunos tratamientos de cirugía dirigida, reduciendo el tiempo de la intervención y maximizando su eficacia.

clínica odontológica

Por otro lado, la implementación de tecnología puntera, como por ejemplo el láser, está abriendo nuevos caminos en los tratamientos de afecciones gingivales y en los tratamientos indoloros de patologías comunes como las caries. Aunque aún se encuentra en las fases iniciales de su desarrollo, este tipo de avances en el instrumental odontológico pueden suponer un enorme progreso, y ya están sirviendo como apoyo a las técnicas tradicionales.

Reducir el impacto y el nivel de «agresión» de los tratamientos es el objetivo de muchas de las técnicas más novedosas de la clínica odontológica. Desde la fototerapia o la corticotomía ortodóncica hasta el uso de bisturís de corte con frecuencia de ultrasonidos -más precisos y respetuosos con los tejidos blandos-, pasando por la aplicación de componentes anestésicos que no requieren de infiltración.

Permanecer atento a estos avances, además de recibir formación especializada de odontología y comprometerse con un reciclaje continuo en técnicas e instrumental odontológico, garantiza una mayor competitividad profesional y un catálogo más completo de tratamientos cómodos y efectivos para los pacientes, lo que puede transformar el imaginario colectivo de lo que es una visita al dentista.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe todas las noticias.

Déjanos tu correo y no te pierdas nada del contenido que subamos al blog.

    Al hacer clic en enviar da su conformidad con nuestra Política de Privacidad